Asesinan a la ecologista guatemalteca Laura Leonor Vásquez Pineda

La lucha latinoamericana en contra de las arbitrariedades de la industria extractiva, tiene un nuevo episodio de sangre: el asesinato de un disparo en la cabeza de la ecologista guatemalteca Laura Leonor Vásquez Pineda.

El asesinato de esta activista sucedió el pasado lunes 16 de enero en el departamento de Jalapa, Guatemala. La activista –según lo ha señalado la Iniciativa Mesoamericana (IM) de Mujeres Defensoras de los Derechos Humanos– se oponía al proyecto minero San Rafael.

Laura Leonor pertenecía al Comité de Defensa de la Vida de San Rafael Las Flores en el que defendía la posesión del territorio por parte de la comunidad. Fue criminalizada en varias ocasiones (una de ellas la hizo pasar siete meses en la cárcel) hasta que fue asesinada en su casa por dos sujetos desconocidos que entraron a ella la noche del 16 de enero y le dispararon en la cabeza.

La activista guatemalteca tenía 47 años y estaba a cargo de la manutención de dos nietos suyos, además de un pequeño comercio en la localidad. Con este asesinato son ya 13 los defensores y las defensoras de los derechos humanos y ecológicos que han caído en Guatemala desde 2012.

Sus compañeras de la IM señalaron en un comunicado que les “preocupa especialmente que al igual que en otros casos de defensoras de la tierra y el territorio en la región, como el paradigmático de Berta Cáceres en Honduras, el asesinato de la defensora se produce tras haber pasado por un proceso de criminalización acompañado de campañas de estigmatización y difamación”.

Al tiempo de exigir el esclarecimiento del crimen por parte de las autoridades de Guatemala la IM hizo un llamado a las organizaciones e instancias internacionales “para que expresen su condena al crimen y se unan a la exigencia de que no quede en la impunidad”.

Según la página web de la empresa, Minera San Rafael S.A. fue creada para la exploración, construcción y puesta en marcha de la mina de plata Escobal en Guatemala, la cual entró en operaciones a principios del 2014. Minera San Rafael S.A. es filial de la minera canadiense Tahoe Resources Inc.

En un largo reportaje llamado “San Rafael: la mina de la discordia”, el periodista guatemalteco Rodrigo Baires Quezada, condensa la historia de este proyecto extractivo con las siguientes palabras: “Amarrado con una ley de minería en que la población y los alcaldes nada tienen qué opinar y con una empresa que había cumplido con todos los requisitos legales 14 meses atrás, el Ministerio de Energía y Minas (MEM) otorgó la licencia de explotación de la Minera San Rafael. Para cuando llegó el permiso, la conflictividad en la zona ya había cobrado muertos y heridos, y la historia de ese proceso se cuenta entre mentiras y verdades a medias”… 

Un ejemplo de lo que sucede en muchos otros puntos de América Latina y que ahora, con el asesinato de Laura Leonor, vuelve a cubrirse de sangre e impunidad.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.